BLOG

Platform switching ¿Un concepto biológico o un producto de marketing?

Blog español, Implantology

Ya llovió desde que en el año 2006 Lazarra publicara aquel artículo que a mucho de nosotros nos enseño mucho sobre biología periimplantaria. Lo llamó Platform-Switching y en España fue un doble trauma para muchos.

Por un lado fue un cambio de paradigma y levantó mucho escepticismo acerca de si de verdad estábamos ante un nuevo concepto biológico que mejorara lo ya existente, o simplemente otra concepto de marketing lanzado por una casa comercial, y por otro lado estaba la clara dificultad en España de pronunciar tal nombre.

A lo largo de estos años hemos escuchado de todo: Platforchuiching, platforchiching y un sinfín de alternativas. Cualquier de ellas validas ya que tampoco estamos obligados a saber pronunciar bien todo en inglés. 

Con que aprendiéramos a pronunciar bien Richard Gere ya sería un gran avance. Plaforchuinching puede esperar. 

Parece que fue ayer que el Platform-Switching llegó a nuestras vidas, pero ya fue hace ya casi 13 años, en aquel 2006 que en España entraba también en vigor la ley antitabaco.

Aquello sí que fue un avance. Esto de llegar de salir de marcha y no tener que ducharte antes de acostarte por los olores, fue sin duda lo mejor que nos podría pasar desde el invento de la penicilina. 

Pero volviendo al tema ¿Existen de verdad ventajas en el uso de implantes que incorporen Platform-Switching?

Empecemos por darle una perspectiva histórica desde los criterios de éxito propuestos por Albrektsson en 1986 que a día de hoy siguen vigentes.

Pero si somos rigurosos e exigentes con nuestros materiales y métodos, los entonces aceptados 1,5 mm de perdida de hueso marginal, hoy en día no tienen justificación. 

Las expectativas en los resultados de los tratamientos com implantes han aumentado. La popularidad del tratamiento con implantes ha ido creciendo de forma exponencial en los últimos 15 años convirtiendo esta opción casi en una commodity. 

Primero explicamos el porqué existe esta pérdida de hueso marginal alrededor de un implante.

Ericsson describió que la pérdida de hueso marginal está relacionada con un concepto de “Infiltración Inflamatorio Celular”- ICT- en el GAP existente entre el implante y el componente protético (Ericsson 1995). 

Este gap era contaminado por bacterias que a su vez produciría una respuesta inflamatoria que iniciaría el proceso de remodelación óseo periimplantario.

Este artículo explica también las razones por las cuales se formaba el espacio biológico alrededor de los implantes, descrito unos años antes por Berglundh (Berglundh 1991). 

Otros factores pueden influir en la perdida de hueso marginal (Abrahamsson 1996, Hermann 2000, Hermann 2002):

  • El biotipo del paciente (Abrahmasson 1996, Linkevicius 2014).
  • El diseño del implante (Alomrani 2005).

¿Qué importancia tiene el Platform-Switching desde un punto de vista clínico?

Es de sobra conocido por todos que la distancia mínima que se debe mantener entre dos implantes es de 3 mm (Tarnow 2000) de forma a que esa remodelación ósea que da origen a la perdida ósea marginal en 180º no haga coincidir en un componente horizontal los procesos de remodelación de los dos implantes colocados contiguamente. 

Entonces ¿Qué es exactamente el Platform-Switching?

Podríamos decir que el Platform-Switching es la Viagra de la implantología. 

Descubierta por accidente cuando se popularizó el uso de implantes anchos pero por alguna razón las casa comercial que comercializaba estos implantes más anchos enviaba a sus clientes los componentes protéticos de los implantes de plataforma regular (RP). 

Esto resultaba en la existencia en una discrepancia entre la anchura del implante y el elemento protético o el tapón de cicatrización- llamado mismatch- que resultó tener un impacto en la pérdida de hueso marginal. 

Y de ahí sale esta radiografía que es sin duda la la radiografía más relevante en la implantología contemporánea. 

Al alejar el gap, las bacterias y todo el contenido inflamatorio del gap en un sentido horizontal, se observó que había una casi inexistente pérdida de hueso marginal. 

Desde un punto de vista clínico esto tiene muchas ventajas y la primera es la estabilidad del tejido periimplantario que a su vez se puede traducir en un mejor mantenimiento de los tejidos blandos alrededor de los implantes.

También parece afectar la prevalencia de enfermedades periimplantarias cuando son comparados con los implantes convencionales, aunque esto se tiene que demostrar a largo plazo y con estudios diseñados para este propósito (Duque 2016).

Otro punto importante es en el uso de implantes cortos. Si en un implante de 6 mm obtenemos una pérdida de hueso marginal de 2 mm, tendríamos el implante únicamente sumergido en 4 mm de hueso. Un drama. 

De ahí, que los implantes cortos o bien incorporan Platform-Switching o bien la filosofía no sumergida Tissue Level que han demostrado ser una excelente opción en casos de pacientes con poca altura ósea (Srinivasan 2013).

Acera de RCT (estudios aleatorizados randomizados) sobre el Platform-Switching, existen unos cuantos (cerca de 23) pero de dudosa relevancia en algunos casos (Santiago 2016).

Por destacar uno, el de Canullo 2010, donde estudia el impacto del tamaño del Mismatch con la pérdida de hueso marginal y concluye que existe una relación directa entre el tamaño del Mismatch y la cantidad de pérdida de hueso marginal. 

En los videos de abajo se explica el porqué, aunque es lógico pensar que al alejar cada vez más en un plano horizontal el contenido infamatorio que se forma en el gap entre el implante y el componente protético, menor impacto en el hueso periimplantario. 

Esta diferencia de plataforma es aprovechada de forma acertada por algunos sistemas de implantes como por ejemplo el BLX de Straumann® que incorpora diferentes Mismatch dependiendo del diámetro del implante que puede variar en un Mismatch de 0,45 mm en un implante de ø3,75 mm a un Mismatch de 1 mm de un implante de ø5.5 mm de diámetro.

Otra de las teorías es la biomecánica que viene diciendo que los implantes que incorporan el concepto de Platform Switching desplazan las zonas de tensión de la zona cervical del implante y del hueso cortical hacia a una zona más interior del implante (Maeda 2007).

Otro impacto relevante a nivel clínico que tiene el Platform-Switching es la dismitificación del mantra que nos persigue desde hace años: Los implantes deben mantener una distancia entre si de mínimo 3 mm.

Un estudio realizado por Ciurana, demuestra que los implantes que incorporan el concepto de Platform-Switching, cuando colocados a menos de 3 mm de distancia -entre 1,5mm a 3 mm- conseguían mantener el pico óseo interproximal y por tanto la altura gingival esperada (Ciurana 2009).

Esto puede resulta ventajoso en algunas situaciones clínicas donde el tramo edéntulo no permitiera respetar la regla de la distancia de los 3 mm, podamos ahora colocar dos implantes sin temor a que el pico óseo interproximal sea reabsorbido.

Conclusiones

Aunque la aparición del Platform-Switching fue sin duda uno de los grandes avances en la implantología contemporánea, hay que resaltar que no es la panacea. 

De hecho en algunas revisiones sistemáticas no se puede concluir que sea clínicamente beneficioso debido a la gran heterogeneidad de estudios existentes, aunque si es cierto que la pérdida de hueso marginal es menor en casi todos los estudios, en una media de 0,41 mm menos de perdida de hueso marginal frente a por implantes convencionales. 

De hecho, el Platform-Switching por si solo no va a tener un impacto biológico positivo sino viene acompañado de otros factores: 

  • La estabilidad de la conexión (Zipprich 2007). 
  • El biotipo del paciente (Linkevicius 2014).
  • La desconexión y conexión contínua de elementos protéticos (Abrahamsson 1997).
  • Existencia de un Mismatch reducido limita el impacto positivo del Platform Switching (Ekling 2011).

A pesar de que el Platform-Switching no resuelve todos los contratiempos biológicos, es sin duda una herramienta que ya pocos clínicos ponen en cuestión y al igual que la ley antitabaco, ha llegado para quedarse.

Ahora ya solo nos queda aprender a pronunciarlo bien. 

Y por último, ya solo me queda recomendaros este webinar gratuito sobre el Platform Switching.

Menu
Scroll Up